TU HUELLA EN EL PLANETA

¡Que corra el dinero!

 

 Una receta humorística para poner fin a la crisis económica

 

Lo dicen los economistas, los gurús más reputados y hasta en la boca de las tertulias de café de porteros de fincas y otros hommo comunicantis: si no se consume y se gasta dinero, esto no funciona.

 

 

¡Y qué razón tienen! La maquinaria del mercado está bien engrasada cuando la ecuación consumo e inversión tiene como resultado un continuo flujo de dinero.

 

 

Esto que les voy a contar podría haber sucedido en una pequeña ciudad cualquiera de costa.

 

 

Es agosto, en plena temporada turística hace varios días que cae una lluvia torrencial, la ciudad parece desierta.

 

 

Toda la gente de esa ciudad está endeudada con alguien y viven a base de créditos.

 

 

Por fortuna, llega Johson, un turista alemán forrado entra en uno de los hoteles. Solicita una habitación al tiempo que deposita un billete de 500 euros en el mostrador del recepcionista, pidiendo que antes de quedársela quiere echarle un vistazo para ver si es de su agrado.

 

 

Mientras Johson sube a ver las habitaciones, Pérez, el jefe del hotel, agarra el billete y sale disparado a pagar sus deudas con Luis, el proveedor de carne.

 

 

Luis coge el billete y corre a pagar su deuda con Pedro, el ganadero.

 

 

Pedro se da prisa a pagar lo que le debe a Tomás, el proveedor de pienso.

 

 

Tomás se guarda el billete en su cartera y se dirige a ver a Laura que ejerce la prostitución para liquidar lo que le debe por los servicios prestados, pues hace tiempo que no le pagaba. En tiempos de crisis, hasta ella ofrece sus servicios fiados.

 

 

Laura está contenta, pues ahora podrá cancelar su deuda con el hotel donde últimamente lleva a sus clientes, y entrega el billete de 500 al recepcionista, curiosamente se trata del mismo hotel donde Johson está echando un vistazo a las habitaciones.

 

 

En ese momento baja Johson diciendo que de momento no se queda en ese hotel y se va mirar otro, por lo que le devuelven su billete.

 

 

Nadie ha ganado un euro, pero toda esa gente vive ahora sin deudas y mira el futuro con confianza.

 

Moraleja: si el dinero circula se acaba la crisis.







Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje: