TU HUELLA EN EL PLANETA

¿Por qué hay tanta maldad en este mundo?


Una tal Samantha preguntaba:
Solo quisiera un consuelo porfavor, estoy pasando una situacion muy complicada, jamás me habia sucedido. Tener un acercamiento tan horrible frente a la maldad en la gente. ¿Cómo puede vivir alguien sin remordimiento de conciencia cuando hace cosas tan malas?
Y un tal Luis Fredy le respondía:

Mejor respuesta - Elegida por el usuario que pregunta

La pregunta es difícil de responder, y voy a tratar de explicarte por qué. La respuesta que creo corresponde dar es: hay tanta maldad “porque sí”, pero calculo que no te va a gustar. El problema de fondo es que partís del error de creer que no debería existir la maldad, cuando en realidad tal cosa no es posible.
 Vamos a pensar despacio. Te propongo abordar el tema desde dos perspectivas distintas. La primera es la de entender que el bien y el mal, como el frío y el calor, o el amor y el odio, no son cosas distintas sino extremos de una misma cosa. Si es así, desde el momento en que existe el bien también existe el mal. Y así como hay mucha maldad en el mundo también hay mucha bondad. Para ponerlo más claro pensemos en un ejemplo: hay personas que son “buenas”, porque se preocupan por los demás y tratan de ayudarlos, pero estas “buenas” personas no te parecerían “buenas” si no fuera porque las estás comparando con otras que no lo son tanto. También están las “malas” personas, que son aquellas que en vez de ayudar a los demás les causan daño premeditado, para sacar algún beneficio indebido o por el mero placer de hacerlo. Así que desde este punto de vista siempre que haya bondad en el mundo habrá también maldad, porque son actitudes que se complementan.
 Desde otra perspectiva tendríamos que entender que lo que llamamos “maldad” suele ser una actitud violenta y que no hay vida sin violencia. Por más que nos gustaría pensar que es posible ser una persona sin tener contacto con la violencia de la naturaleza lo cierto es que la violencia está por todas partes. ¿Dónde? Si mirás los canales de documentales te vas a dar cuenta de que la vida animal es muy violenta y salvaje y que cada animal mata y se aprovecha de otro. La naturaleza es muy cruel. Me dirás que el ser humano es distinto y yo te contesto que no, que el ser humano es un animal más –animal especial, pero completamente animal-, y que si los peces grandes necesitan comerse al chico para vivir el animal humano necesita muchas veces matar a sus semejantes, aprovecharse de ellos, reinar sobre los demás. Ese tipo de fenómenos, que muchas veces nos causa dolor, es lo que llamamos también “maldad”. Así que desde este punto de vista la maldad es parte del comportamiento natural del hombre. La vida del hombre es muy compleja y sumamente salvaje. Si estudiás historia te darás cuenta que la historia del hombre es la historia de la guerra, de sus luchas de poder, de las dominaciones de unos pueblos sobre otros.
  Bueno, ojalá mi respuesta te haya servido de algo. Espero que no te enojes conmigo por contestarte cosas que no son lindas. Pero si queremos ver la realidad y entender el mundo muchas veces vamos a tener que enfrentarnos con cosas que no son para nada lindas.    Además, el hecho de que la maldad sea una expresión de la naturaleza humana no quiere decir que tengas que aceptar actitudes que no te gustan. Sos una persona y podés luchar contra ellas, o bien tomar otros caminos.

Fuente;
aquí
 
Pero resulta que lo copió de Alejandro Rozitchner, como así lo dice al dar la fuente.
 
Rubén Marco dice:
Ja, ja. Menos mal que es la mejor respuesta. Alejandro si estás leyendo esto te diré que no vas desencaminado, pero se nota que no  has leído mi artículo: La naturaleza es sabia o cruel.
  Se te ha olvidado de que el mero hecho de alimentarnos estamos provocando la muerte de billones de seres vivos. Me explico: cada vez que compramos verduras estamos invitando a que los campesinos distribuyan miles de litros de pesticidas, fungicidas, etc para combatir las posibles plagas ¿no es cierto? Y nos quedamos tan frescos. Esos insectos son seres que hacen lo mismo que nosotros en lo más básico: comer y por ese “delito” los aniquilamos.
Esas verduras hasta el momento de ser cortadas estaban vivas pero han cometido el mismo error que los insectos mencionados : comer a través de sus raíces y de sus hojas.
 Nosotros las matamos sin el menor remordimiento pensando que tenemos todo el derecho del mundo en acabar con sus vidas.
  En fin, que se nos ha olvidado al parecer de aquello: comer para ser comidos. Nosotros queremos estar en la cúspide de la pirámide:  Nos llamamos los superpredadores. Eso quiere decir que está en nuestras manos el decidir quien vive o quien muere sea del tamaño que sea. Pero parece ser que los seres vivos más pequeños son en realidad quienes deberían ostentar ese título, me estoy refiriendo por supuesto a las bacterias y a diversos tipos de virus. Ellos pueden acabar con nosotros.
  Dicho esto, la pregunta que formuló Samantha ya carece de sentido, pues ella misma es un ser malvado y cruel.
 ¿Cuántas veces no has echado mejillones vivos en una olla hirviendo? ¿Cuántas veces no has mordido una pera? ¿Cuántas veces has matado una avispa, una mosca o algún bicho que se te ha posado en tu cuerpo? Podría estar horas enumerando las bestialidades que haces diariamente. Y….¿por qué has utilizado la violencia?. Entonces, ¿por qué haces preguntas absurdas?
 Pero ciñéndome a la maldad en el sentido del comportamiento entre humanos te diré que reflexiones. Me gustaría preguntarte si alguna vez te has peleado con alguien y por qué lo has hecho.
Eso responderá a tu  pregunta.

Vean lo que opina la ignorante de la mamá de Samantha (Por visto es argentina)

Angustias Dolores Díaz
dijo...
Hola, Alejandro. Soy la mamá de la nena que te hizo esa pregunta. Desde ese el día que leyó tu respuesta se puso rebelde y huraña. Ahora se la pasa mirando el video de la masacre de Columbine con expresión sádica. Y creo que se compró una pistola ametralladora, pero la debe haber escondido bien porque no se la encontré.
Ojo, ella ya le había preguntado sobre el tema a mi marido, viste, pero no le creyó, pensó que le tiraba mala onda de viejo choto. Y eso que el le había contestado más corto que vos: ¿Por qué hay tanta maldad en el mundo, papi? Porque el mundo es una mierda, nena. Callate y tomá la sopa. Pero ella insistía en consultar a un filósofo... bueno, ahí tenés, mirá lo que pasó ahora, mecachendié... Es un evidente caso de mala praxis...

Vean la opinión de otro iluminado:

Ricardo Armando
dijo...
Yo creo que la maldad no existe ya que todos al actuar creen estar haciendo un bien, o haciendo las cosas bien.
De ahí a que exista el egoísmo y la ignorancia asociada a los intereses personales y que esas actitudes desde cierto punto de vista parezcan malas es un simple juicio. No mucho más que eso.
El bien y el mal dependen del ojo que lo mire.

Rubén 
responde a Ricardo Armando:
Primero, ya sabemos que suspendiste en filosofía. Lo dejas bien claro al decir tantas bobadas en tan poco rato.
 La maldad existe desde el momento en que de bebés nos damos cuenta que al llorar conseguimos nuestros propósitos. El bebé descubre que sus llantos molestan y consigue todo lo que quiere. Es una manera de chantajear a los adultos que están a su cuidado. O me das teta, juguete, me cambias el pañal, etc o lloro. Según va creciendo se da cuenta que llorando no consigue sus propósitos y pasa a la violencia. Aprende a pegar a su hermano para arrebatarle un juguete. Así comienza la maldad, después, con el paso del tiempo aprendemos a perfeccionarla.
Como colofón les diré a todos que la violencia es necesaria para poder sobrevivir, y la maldad no. La maldad viene de la falta de escrúpulos y de resilencia (ver los capítulos de agresividad y violencia)





Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje: