TU HUELLA EN EL PLANETA

Justicia



 
¿Qué significado le da usted a la palabra justicia?

La iustitia (la justicia), es una creación de la Antigua Roma para regular el comportamiento en sociedad.

A lo largo de la historia se le ha dado diversos nombres como: Astrea, Diké, Temis y Iustitia, siendo este último el mas usual. Dentro de su simbología encontramos que se encuentra representada por:

LA MUJER: representada por la figura de una mujer impasible, con los ojos vendados, la cual en una de sus manos porta una balanza, que significa la imparcialidad y la equidad.

LA VENDA: como imagen es una garantía de imparcialidad, y que la justicia no es tan ciega como se le supone.

LA BALANZA: trata de establecer la equivalencia entre dos objetos, y a veces se representa una balanza injusta, debido a que no esta en posición de equidad, sino cargada hacia uno de los lados. Esta cumple una función alegórica al referirse al acto de juzgar, dividir, cortar o poner fin a un conflicto.

LA ESPADA: la significación de esta, es que la justicia a veces debe ser acompañada de la fuerza.

LA MIRADA: representada con los ojos vendados, el velo de la justicia interpreta la venda como significado, que el juez no necesita, ni debe saber, ni velo todo del justiciable, sino debe limitar su juicio al hecho y solo al hecho concreto.


Para mí, esta palabra no debería figurar en ningún diccionario, pues en la vida real brilla por su ausencia. Además, todavía hay millones de almas que la confunden por venganza.
   Me extendería demasiado si tuviera que explicar todos los ejemplos, e incluso  se podrían editar en fascículos coleccionables.
  Pero mencionaré algunos casos: ¿es justo que se deba circular a 50 Km. /h en las ciudades
 e incluso a 20, 30, 40 Km., dependiendo de la zona ? ¿Quién decide esos límites? Se supone que estamos en un país democrático y que deberían ser los mismos conductores quienes lo decidieran, pues la velocidad se determina según algunos factores; como la visibilidad, concurrencia peatonal, adherencia de la calzada etc. Por ese motivo no se debe generalizar las velocidades.
   Por otra parte, ¿quién decide o mejor dicho, cómo se decide el precio de las cosas? Por ejemplo: el litro de leche.
Según mi criterio, para contestar a esto, se deberían clasificar los productos en grados de necesidad; 1ª, 2ª y 3ª. Las de primera deberán ser las más económicas, puesto que se referirían a los alimentos básicos, los de la segunda; hogares, casa, vehículo, electricidad, agua, gas, muebles, ropa, combustible, etc.
  Las de tercera; deberían ser, las cosas de lujo o caprichos, como un coche que cueste el triple del salario base anual, joyas, en fin, todas esas cosas que se puede prescindir de ellas para vivir cómodamente, como por ejemplo: el tabaco, 2ª vivienda, una parcela o extensión de terreno que no se destina a modo de cultivo, sino simplemente como inversión, etc.
  Para contestar a la pregunta del precio de la leche, hay que tener en cuenta la distancia de donde se tiene el ganado y donde se realiza su entrega final, o sea, el consumidor o cliente. Por supuesto, hay que considerar los gastos de todo el proceso de su empaquetado, esterilización, transporte, etc.
  Amén de todos los gastos que comporta el mantenimiento de las vacas.
  Supongamos que un ganadero que posee 200 vacas, y que al año hace balance de los gastos totales de su vaquería, 83.000 € (incluyendo los salarios de los 4 operarios) y que sus 200 vacas produjeron 900.000 l. anuales, lo que le ha generado 90.000 €,(suponiendo que le pagan a 0,10 € el litro. Decide que se merece ganar 1200 € mensuales, pues basta con restar los gastos de los beneficios. Si supera su previsión en un 20% más, debería disminuir su ganado, pero si no llega, basta con aumentarlo. De esta forma deja que otras personas se puedan dedicarse a lo mismo, o sea, se generaría más empleo.
     Pero, ¿qué ocurre con ciertos salarios desorbitados?, como los de algunos deportistas, pilotos de formula 1, cantantes, cargos políticos, abogados, ingenieros, notarios, gente de la realeza, actores, etc.

¿Quién decide sus salarios?. Mientras existan monopolios estaremos a merced de los grandes capitalistas, por ese motivo es muy importante que se genere competencia.
  ¿A quién quieren engañar, cuando tráfico nos dice: que el límite de alcoholemia es de 0,5 ml. Por litro, basándose que es por nuestra seguridad?. ¿Por qué no hacen bien su trabajo de una puñetera vez? ¿Acaso no ven cada día, que los conductores somos distintos? Pues cada uno tolera diferente el alcohol.
  Deberían limitarse a sancionar a aquellos que realmente se lo merecen, los que circulan en zigzag, los que ocupan el carril indebido, los que se les olvida señalizar el cambio de dirección (a no ser que no tenga a nadie detrás ni delante), los que no respetan los pasos cebra una vez que tienen puesto un pié en la calzada (gesto en el cual confirma que realmente se pretende cruzar, pues hay gente que se emboba mirando el paisaje o charlando). Así podría escribir infinidad de infracciones, Y por supuesto los conductores no estamos para esperar a que espabile nadie, el que más y el que menos tenemos prisa, lo digo por los lentos domingueros. ¿Por qué no se dedican a sancionar: los que no quitan el intermitente una vez realizada la maniobra, los que no respetan la distancia de seguridad entre vehículos, los que invaden el carril destinado a otro tipo de vehículos, a los que llevan sobre carga, a los que llevan los neumáticos muy gastados, a los que no tienen el seguro obligatorio, a los que no respeta las normas de adelantamiento, a los que pisan la línea continua.
  Así podría escribir infinidad de infracciones, pero ahora no es el momento de mencionarlas todas. Sólo son algunos ejemplos para demostrar que hay muchísimas causas en las cuales los guardias podrían hacer su trabajo y dejar en paz a eso conductores que llevan perfectamente su vehículo, da igual la tasa de alcohol que tenga, siempre y cuando no se demuestre alguna forma extraña de conducción; por supuesto con las pruebas irrefutables correspondientes.
  Ese tipo de multas lo hacen para ganar más dinero, porque saben de sobra que la gente que toma alcohol, nunca dejará de hacerlo.
  Y si encima contrataran a personas desempleadas para filmar a los infractores, pues mejor. No solo se crearían más puestos de empleo, sino, que a esos que tienen por costumbre saltarse a la torera las leyes de tráfico, dejarían de hacerlo.
 Un buen incentivo para esos nuevos”agentes”, sería que cobraran el 75% de las multas, en vez de salario. Así todos contentos menos los “espabilaos”.
    Todos debemos de ser responsables de nuestros actos, y asumir las consecuencias; siempre que las leyes y normas de circulación sean justas. Las cuotas de las compañías de seguros son abusivas, pues debería de establecerse una alternativa, a mi modo de ver. Yo propongo que debería ser obligatorio disponer en una cuenta bancaria 60.000 € en precepto de un posible accidente. A esas personas que guardan ese dinero, no se les debería exigir ningún tipo de seguro, pues con presentar a los agentes de tráfico un justificante por parte del banco, conforme que ese dinero solo se puede utilizar para en caso de tener que indemnizar al contrario.
  Hay accidentes que aportan daños colaterales, como por ejemplo: la pérdida del empleo, se pierda una vida o varias, mutilaciones, el propio vehículo, dolores crónicos, desestabilizad económica, etc.
    Por ese motivo, la conducción de vehículos no hay que tomárselo en broma. Conducir es demasiado fácil, pero conducir bien,  es sólo para gente especial, gente que ve en la carretera potenciales armas de guerra, que sabe que los errores se pueden pagar muy caros, y que solo se debe coger el coche cuando es imprescindible, no por comodidad ni capricho, pues con ese tipo de conducta lo único que hacemos es saturar las malogradas carreteras. Con lo cual aumentamos las posibilidades de accidente y entorpecer aquellas personas que realmente necesitan utilizar el vehículo.
  Tampoco estoy de acuerdo en la obligación de utilizar ciertos elementos en los vehículos, como por Ej.: cinturones, cascos, luces permanentes, colores de luces, (en Francia de un color, aquí de otro), alógenas de un determinado modelo, medidas de neumáticos, chalecos. Todo eso, no son mas que patrañas, excusas para que comerciantes y el mismísimo Estado recaude más dinero. ¿Os habéis fijado que un airbag se dispara con un golpecillo a 40 Km./h. Se puede verificar la cantidad de gente que pierde la vida cada día, o en su defecto queda tras el accidente muy grave, a pesar de disponer de airbag.



Yo he tenido golpes a 140 Km. Y nunca he tenido esos trastos, sabed que reponerlos cuestan una media de 480 € cada uno, existen coches que llevan seis. Además, apenas hacen nada; cuando nos estrellamos frontalmente, lateralmente o damos vueltas de campana, solo tenéis que pedir un informe a tráfico de accidentes. Y si os ven con cara de ingenuos os dirán que las mayoría fueron producidos por exceso de velocidad, cuando todo el mundo debería saber que los conductores que suelen ir muy rápidos, tienen más reflejos, son mas hábiles, tienen mayor capacidad de concentración y saben calcular mejor las distancias al adelantar y al frenar. ¿Qué en que me baso para estar tan seguro? Pues, en que yo soy uno de ellos, antes de tener carné, iba a 140 Km. /h. y mi media por autopista era de 160, muchas veces iba a más de 200 Km. Si la gente como yo no fuera hábil al volante, seguramente ya haría mucho tiempo que estaríamos bajo tierra, porque conducir a esas velocidades puede intervenir el factor suerte, pero, cuando se hace a menudo, es habilidad.
 
 Lo más fácil del mundo es quejarse, eso se nos da de maravilla. Una vez leí en alguna parte una cita: “si no aportas soluciones, formas parte del problema”, o algo parecido. Eso me hizo meditar, y al que lo pensó, le doy la razón. Por ese motivo, pienso que, en vez de fabricar automóviles que se arrugan a la menor colisión (sólo hay que echar un vistazo por los talleres y desguaces), pues deberían fabricarlos a prueba de colisión, aparte de que nuestros bolsillos nos lo agradecería se salvarían miles de vidas. Y por fin desaparecería la frase cínica: fabricamos los automóviles así por el bien de los ocupantes. Eso es más falso que una moneda con el símbolo de una berenjena, lo hacen para que a la, menor colisión pasemos por el taller o por el concesionario
.pues el
Estado se lleva un buen pellizco con cada venta de vehículos.
  Si se fijan en las noticias de relacionadas con el estado de los vehículos accidentados con muertes, verán que lo que realmente ha causado las muertes es el propio vehículo. La velocidad, es solo un elemento que puede haber o no influido a causar el accidente, pero lo que sí está claro es que son los hierros del propio vehículo quien ha producido esas heridas mortales, y ahí no vale para nada los airbag. Y si no me creen, pregunten a los bomberos. Por lo que insisto hasta la saciedad que la solución es que tienen que cambiar radicalmente el diseño de los vehículos, deberían fabricarlos indeformables.
                                                        Que se ganen el sueldo esos miles de ingenieros y técnicos.
Quisiera saber quienes son la cuadrilla de inútiles que decide la velocidad que se debe   circular algunos tramos de la carretera, la mayoría de las señales de tráfico que indican límites de velocidad, son ridículas; aptas para los que circulaban en
mula. Pero en los tiempos que corren con la tecnología de ahora están totalmente obsoletas. La mayoría de esos tramos se pueden circular a más del doble de lo que indican. Deberían reestructurarlas que no correspondan con la realidad.

 
Para ello, nada más sencillo que reclutar un grupo de voluntarios con distintos tipos de vehículos (turismos) para determinar a que velocidad máxima se debe circular sin que rechinen los neumáticos y por supuesto, sin invadir el carril contrario; para mí es la “prueba del algodón”. (En las curvas sobre todo).Pej: si el grupo se compone de 6 vehículos y empieza por una curva que marca a 40  Km./h . , el primer coche debería circular a 45Km, si todos los demás lo hacen sin incidentes, pues se va subiendo la velocidad de 5 en 5Km, así hasta que a la mitad de ellos le chirríen los neumáticos ó invadan el carril contrario.
   Otra circunstancia que desespera a algunos conductores es cuando tenemos prisa y el vehículo que nos precede no nos deja paso, bien porque tenemos línea continua, caravana o porque tenemos un camión, etc. Se debería modificar el manual de circulación, de manera que cuando un conductor se percate de que tiene un vehículo detrás, con intención de adelantar, éste tiene la obligación de apartarse hacia la derecha (siempre que la calzada y las circunstancias lo permitan).

En la revista
QUO Nº 105 34, hablan de unas farolas antigolpes. Lástima de esos genios inventores que pierden el tiempo en pamplinas absurdas, pues en vez de dedicar el tiempo en descubrir un material que absorba los golpes que evite los daños en las carrocerías.

Un ejemplo de la confusión de la palabra justicia con venganza la tenemos en: Periodistas de California demandan justicia por asesinato de Regina Martínez. Cik aquí para ver la noticia

 Rubén Marco 







Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje: